Proporcionalidad de las Penas

 

Proporcionalidad de las Penas

El principio jurídico de la proporcionalidad de las penas significa que el castigo por un delito particular debe reflejar el grado de daño causado a la sociedad. Este principio exige la creación de categorías de delitos, de las sustancias y de los delincuentes, y la asignación de una gama de opciones de sentencias aplicables a cada categoría. Algunos Estados Miembros están reconociendo que sus estructuras de sentencia y prácticas policiales no diferencian lo suficiente entre esos tipos de delitos como el consumo, la oferta de menor importancia, y el tráfico mayor, y que la dependencia en las medidas de encarcelamiento para la mayoría de los delitos es problemático. Privar a una persona de su libertad, en especial durante un período prolongado de tiempo, impone grandes costos en el individuo, sus familias, comunidades y la sociedad en general. Al mejorar la proporcionalidad en las condenas penales, los Estados Miembros pueden garantizar que estos costes sólo se asumen cuando sea absolutamente necesario. Los recursos ahorrados por no encarcelar a una gran cantidad de infractores relativamente menores, imponiendo otro tipo de penas según el caso, pueden a su vez ser re-invertidos en investigación y persecución de los niveles más altos de la delincuencia organizada, fortaleciendo la seguridad ciudadana.

Los niveles de umbral pueden jugar un papel clave en la definición de las categorías de delitos y sanciones, siempre que se establezcan a niveles realistas. Los niveles pueden ser definidos con mayor o menor grado de precisión (número de gramos, o simplemente "pequeña cantidad"); sin importar los niveles elegidos, los actores del sistema de justicia deben ser flexibles, abordar cada caso de forma individual y recordando la intención detrás de los niveles establecidos.


actualizado el 11/5/2015 11:05:47 AM