1

CICAD: Antilavado de Activos

2

CICAD: Antilavado de Activos

3

CICAD: Antilavado de Activos

4

CICAD: Antilavado de Activos

BIDAL - administración de bienes

El castigo perfecto para las organizaciones de lavado de activos

Información Adicional

Presentaciones en la reuniones de la CICAD

 

Secretario General de la OEA José Miguel Insulza lanzó la iniciativa de mejorar la administración pública de los activos incautados y decomisados en 2007.

El Caso de Chile

En su etapa piloto, el Proyecto BIDAL elaboró un informe diagnóstico respecto de los bienes decomisados en el país y los nudos críticos de dicho proceso.

El proyecto de Administración de Bienes Incautados y Decomisados en América Latina, conocido por sus siglas BIDAL, es un ejemplo de un nuevo tipo de iniciativa puesta en marcha por la Secretaría Ejecutiva de la CICAD y los Estados miembros tras analizar detenidamente cuál sería la mejor manera de ayudar a las comisiones nacionales antidrogas a resolver su eterno problema de falta de fondos para los programas de aplicación de las leyes antidrogas y los programas de reducción de la demanda, y, a la vez, contribuir al principal objetivo de la incautación de bienes, es decir, privar a quienes lavan activos y a los traficantes de las ganancias generadas por sus actividades ilícitas.

Según la experiencia de la CICAD y de muchos expertos de la región, los bienes incautados por los Estados miembro a narcotraficantes y personas que lavan activos son un recurso desaprovechado. Con frecuencia, los bienes incautados no se administran adecuadamente ni se emplean para ayudar a los Estados miembro a enfrentar los desafíos que le plantea a la sociedad civil el tráfico de drogas.

El proyecto BIDAL representa un método innovador para determinar cómo podría el sistema jurídico y administrativo de un país mejorar el proceso de detección e incautación de los fondos ilegales provenientes del narcotráfico y del lavado de activos, luego administrar los bienes incautados de manera más eficiente aplicando una serie de medidas estándares pero flexibles y, por último, canalizar esos recursos hacia medidas de control de drogas y otros programas.

Como primera medida, la Secretaría Ejecutiva le presentó un documento conceptual al Secretario General de la OEA, José Miguel Insulza, que de inmediato vio el valor de la iniciativa. Insulza apoyó la idea incondicionalmente, primero, en el trigésimo noveno período ordinario de sesiones de la CICAD y, luego, en la Asamblea General de la OEA, celebrada en Santo Domingo en junio de 2006.

Aprovechar los conocimientos

En la siguiente fase, un grupo de trabajo especial sobre incautación y administración de bienes, perteneciente al Grupo de Expertos en Control del Lavado de Activos, analizó la legislación pertinente y las experiencias de varios países. Posteriormente, el Grupo de Expertos completo aceptó la recomendación de su grupo de trabajo de elaborar un proyecto piloto centrado en tres países, Argentina, Chile y Uruguay, escogidos por la relativa similitud de sus sistemas jurídicos y su proximidad geográfica. En el cuadragésimo tercer período ordinario de sesiones de la CICAD (Mayo de 2008), la propia Comisión aprobó la propuesta.

La Secretaría contrató a un coordinador para el proyecto, Dennis Chang, que se había trabajó en la Unidad de Administración de Bienes Decomisados y Comisados del Instituto Costarricense sobre Drogas (ICD) y poseía una experiencia considerable en la administración de bienes incautados y decomisados, como se puede ver en un artículo sobre el caso de Costa Rica. Chang fue destinado a Montevideo para tener una interacción más estrecha con los socios nacionales del proyecto.

Durante dos años, el proyecto consistió en trabajar codo a codo con los gobiernos participantes, comparando legislación, examinando los sistemas jurídicos y analizando la compleja interacción entre los organismos públicos durante los procesos de investigación y los juicios.

En el marco del proyecto, se llevaron a cabo dos seminarios:


Los gobiernos de Argentina, Chile y Uruguay cooperaron plenamente en el proyecto piloto. En la reunión de Buenos Aires, los contrapartes tuvieron una primera oportunidad de compartir sus experiencias.

  • Buenos Aires, marzo de 2009: el encuentro reunió a representantes de los tres países piloto, así como de Colombia, Costa Rica y España, y se centró en la evaluación diagnóstica de los tres países, un análisis comparativo de las leyes y reglamentos, los aspectos básicos de la administración de bienes, la metodología de la investigación de bienes y otras cuestiones. Asistieron más de 60 participantes.
  • Lima, junio de 2009: se trabajó con el Centro de Inteligencia contra el Crimen Organizado (CICO) del Ministerio del Interior de España con el objetivo de brindarles a la policía y los fiscales técnicas especializadas de investigación para detectar bienes provenientes de actividades ilícitas. El encuentro contó con la participación de representantes de Colombia, Ecuador, México, Perú y Venezuela, y también sirvió para mostrarles la aplicación de la metodología BIDAL a otros países que no fueran los tres países piloto.


En la reunión de Lima, los casos de los países pilotos llevaron a una aplicación más amplia de mejores prácticas en otros países.

El proyecto BIDAL ha demostrado ser una experiencia de aprendizaje extremadamente valiosa para la Secretaría Ejecutiva, el equipo del proyecto, sus países piloto y el Grupo de Expertos en Lavado de Activos. "Gracias a los aportes de todas las partes involucradas, tuvimos un resultado que superó todas las expectativas", manifestó el entonces Secretario Ejecutivo de la CICAD, James Mack.

Traducir los conocimientos en políticas concretas

Abordando con una perspectiva sistémica y holística todo el proceso, desde la fase de investigación y de detección y selección de bienes hasta la incautación y asignación, el equipo del proyecto identificó cuellos de botella clave en la investigación, los procedimientos judiciales, el proceso de condena y el de administración de bienes, así como vacíos en la legislación, las reglamentaciones y la jurisprudencia.

Como resultado directo del proyecto piloto, cada uno de los tres países recibió recomendaciones específicas para modernizar su sistema y creó un comité interministerial para que las pusiera en práctica.

El Grupo de Expertos en Lavado de Activos redactó un documento de buenas prácticas, así como recomendaciones específicas sobre especialización en casos de lavado de activos (la falta de recursos humanos calificados era un problema en los tres países). El Grupo de Expertos demostró ser un foro excepcional para el intercambio de ideas sobre este tema. Por último, el Grupo de Expertos presentó una modificación a las reglamentaciones modelo de la CICAD en materia de prevención del lavado de activos, la cual fue aprobada por la Comisión.

BIDAL Centroamérica

Actualmente, el Proyecto BIDAL se encuentra en su segunda etapa (2010-2012), desarrollándose en América Central.

En El Salvador y República Dominicana, se elaboraron diagnósticos situacionales de las capacidades de los países en materia de identificación, localización e incautación de activos de origen criminal, así como un análisis de las capacidades normativas e institucionales para la administración eficiente de estos activos. Lo anterior permitió elaborar, a través de grupos de trabajo interinstitucionales y la asistencia técnica del Proyecto, las propuestas de creación y mejoramiento del sistema de administración de activos incautados y decomisados de estos países.

Además, se han ejecutado talleres nacionales en los países beneficiados en el tema de investigación patrimonial y administración de activos de origen criminal, dirigido a policías, fiscales, jueces y funcionarios de aduanas, migración y de los organismos de administración de bienes incautados y decomisados. En marzo de 2012, por ejemplo, se llevó a cabo un Taller Nacional en Santo Domingo, República Dominicana.

 Particularmente, en junio de 2012, se realizó un Taller Regional del Proyecto BIDAL en San José de Costa Rica, el cual fue la primera reunión de organismos de administración de bienes de México, Centroamérica y República Dominicana, donde los participantes tuvieron la oportunidad de intercambiar experiencias y buenas prácticas en la administración de activos incautados y decomisados. En este taller participaron más de 50 personas de diversos países de la región, dentro de los que destacan Brasil, Colombia, Costa Rica, El Salvador, Guatemala, Honduras, México, Nicaragua, Panamá y República Dominicana.

Golpear a las organizaciones de lavado de activos donde les duele

En conclusión, con un sistema jurídico moderno, eficiente y equitativo, es posible enjuiciar agresivamente a las organizaciones criminales y así desbaratar sus operaciones y privarlas de sus ganancias, procurando a la vez que la sociedad se recupere del perjuicio social y económico causado por estas actividades ilícitas. Si se cuenta con recursos suficientes para extender el proyecto BIDAL a todo el hemisferio, los Estados miembro golpearán con más fuerza a los narcotraficantes y a las organizaciones de lavado de activos donde les duele — es decir, el bolsillo, las comisiones nacionales antidrogas podrían acceder a fuentes de ingresos significativamente mayores para uso interno y, asimismo, efectuar aportes anuales a la Secretaría de la CICAD para llevar a cabo un ambicioso plan de cooperación, capacitación, evaluación y análisis que beneficie a los Estados miembro.

En la actualidad, la CICAD ofrece asistencia técnica a los Estados miembros interesados en la creación y/o la mejora de sus unidades de administración de activos incautados y decomisados. El objetivo es ayudarlos a fortalecer sus mecanismos de recuperación de activos y productos relacionados con el tráfico de drogas y lavado de dinero. También promueve el intercambio de buenas prácticas, experiencia, información y mejoras en la administración de activos entre los Estados miembros y estimula la discusión sobre la cooperación nacional e internacional en áreas tales como la detección, identificación, incautación y decomiso de bienes que se encuentran en el extranjero.

Además, las mejores prácticas y otros conocimientos que se han adquirido durante las dos fases del proyecto se comparten con los organismos especializados a través de talleres de capacitación. El equipo del proyecto desarrolló e implementó los cursos sobre el mantenimiento, protección y disposición de activos incautados y decomisado, con el objetivo de mejorar las capacidades técnicas y conocimiento de los funcionarios que llevan a cabo las investigaciones financieras y de patrimonio y participan en los procedimientos de decomiso, gestión y asignación de activos de origen ilícito.


actualizado el 9/19/2012 12:04:51 PM