Comisión Interamericana para el Control del Abuso de Drogas (CICAD)

Programa Interamericano de Quito

 

PROGRAMA INTERAMERICANO DE QUITO:
LA EDUCACION PREVENTIVA INTEGRAL CONTRA EL
USO INDEBIDO DE DROGAS

PREFACIO

En cumplimiento de mandatos aprobados por el Consejo Interamericano para la Educación, la Ciencia y la Cultura (CIECC) y por la Comisión Interamericana para el Control del Abuso de Drogas (CICAD), se organizaron durante el período comprendido entre mayo de 1988 y julio de 1989 cuatro Reuniones-Taller sobre el tema de la Educación en la Acción Contra el Abuso de Drogas. La Primera se realizó en el Uruguay en mayo de 1988, la Segunda en Granada en noviembre del mismo año con la colaboración del CARICOM en calidad de organismo copatrocinador, la Tercera en México, en mayo de 1989 y la Cuarta en la Argentina en julio de ese año.

El temario común de las cuatro Reuniones-Talleres, que en su conjunto contaron con la casi unánime participación de los Estados miembros de la OEA, fue el siguiente:

  1. Definición de una filosofía común que oriente la acción de la educación frente al abuso de drogas y de un mecanismo que coordine su aplicación en cada país.

  2. Definición de una política clara y establecimiento de normas y disposiciones que reglamenten la acción del sistema escolar frente al problema del abuso de drogas; responsabilidades del docente, del estudiante y de los padres de familia y administradores de escuelas en la acción para combatir el problema. Conocimiento y aplicación de las normas por la comunidad educativa.

  3. Investigación: Definición del tipo de conocimiento y datos científicos necesarios para la acción; determinación de la capacidad de investigación ya existente y/o de las instituciones que habría que desarrollar o fortalecer en cada país para poder efectuar la investigación necesaria. Sistemas para la asignación, financiación y análisis de la investigación y para la difusión de sus resultados.

  4. Desarrollo curricular: Definición y aplicación de una política para la incorporación de las actividades de prevención en los currícula del sistema de educación formal.

  5. Capacitación del personal de enseñanza para la lucha contra el problema del abuso de drogas (aprovechando tanto del "currículum" como de la vida escolar con este fin).

  6. Definición de una política educativa integral diseñada para promover la participación de todos los sectores correspondientes de la sociedad --el individuo, la familia, la escuela, la comunidad y los medios de comunicación-- en la educación informal.

  7. Materiales didácticos: Definición y aplicación de una política nacional que rija la producción de materiales docentes, incluyendo los libros de textos comunes.

  8. Ejecución coordinada de acciones interinstitucionales tendientes a reforzar la labor de los sistemas escolares en materia de elaboración e implementación de programas para prevenir el abuso de drogas en las escuelas, prestando atención especial a la participación del Ministerio de Salud y el órgano Central de Control de drogas en cada país.

El Plan de Acción: "La Educación en la Acción contra el Abuso de Drogas" fue consultado a casi todos los Estados Miembros de la OEA y tratado en las cuatro Reuniones-Taller. En estas reuniones se cumplió con los objetivos de intercambio de puntos de vista, determinación de los componentes básicos y acciones concretas de cooperación; promoción de la educación como piedra angular de la prevención, mutuo entendimiento sobre el problema y los medios de atacarlo y compromiso para tomar una acción futura concertada con otros sectores e instituciones que incluya cooperación horizontal entre los países de América.

El resultado de dichas Reuniones-Taller fue el respaldo y aprobación del Plan de Acción y su enriquecimiento. Este proporcionó los insumos necesarios para realizar la REUNION CONTINENTAL a fin de confirmar y proponer las bases para el Programa Interamericano a largo plazo para una acción preventiva verdaderamente eficaz, a partir de 1990.

 

PROGRAMA INTERAMERICANO DE QUITO:
LA EDUCACION PREVENTIVA INTEGRAL CONTRA EL USO INDEBIDO DE DROGAS

I. AMBITO DEL PROBLEMA

Desde 1986, los Estados miembros de la Organización de los Estados Americanos, basados en la Carta de la OEA, y el Programa Interamericano de Acción de Río de Janeiro contra el Consumo, la Producción y el Tráfico Ilícitos de Estupefacientes y Sustancias Psicotrópicas, han otorgado la más alta prioridad a medidas dirigidas a reducir la demanda y prevenir el uso indebido de drogas, y a, combatir el tráfico y la producción, fenómenos articulados que guardan estrecha interdependencia. Observando el aumento alarmante del problema del uso indebido de drogas en la región y las graves consecuencias sociales para la salud de los pueblos y las naciones, los Estados miembros reconocieron la prioridad e importancia que tiene la educación en el esfuerzo interamericano para eliminar los problemas de producción, tráfico y consumo de estupefacientes y sustancias psicotrópicas.

Asimismo, en reiteradas oportunidades los representantes políticos y técnicos de la comunidad internacional, tanto en las Naciones Unidas como en la OEA, han denunciado el problema de las drogas como uno de los problemas más críticos, un drama universal que enfrenta la humanidad y uno de los principales generadores de violencia en el mundo. De igual manera, han ratificado la prioridad de la educación preventiva integral y la necesidad de coordinación entre las Naciones Unidas y la OEA, los programas de cooperación bilateral y otros programas de cooperación para facilitar el máximo impacto en la región y asegurar a los países la óptima utilización de los aportes internacionales, multinacionales y bilaterales que conduzcan a la solución del problema.

En la Comisión Interamericana para el Control del Abuso de Drogas (CICAD) y el Consejo Interamericano para la Educación, la Ciencia y la Cultura (CIECC), los Estados miembros han definido una base conceptual común, considerando el uso indebido de drogas como un fenómeno integral que exige una respuesta de carácter intersectorial, interinstitucional, interdisciplinario e internacional. Se ha acordado que todo método de prevención que utilice la educación como medio para llegar a la niñez, la juventud, la familia y la comunidad debe incorporarse orgánicamente al sistema educativo y no representar un elemento aislado dentro del mismo. También se ha sugerido que la adecuada comprensión social del fenómeno del abuso de drogas implica la realización de acciones concretas y continuas que generen conciencia clara y
compromiso decidido de parte de la comunidad en esa tarea; que el enfoque de participación comunitaria y trabajo articula do conjuntamente con los padres de familia constituye una concepción educativa que al involucrar a la familia y la comunidad amplía el ambiente educativo del niño, el joven, el adulto, el anciano y hace de la comunidad el ambiente educativo por excelencia.

Asimismo, los Estados miembros han reiterado la necesidad de atacar las causas socio-políticas y económicas estructurales que originan el individualismo, la sociedad de consumo, la ausencia de lazos afectivos en la familia y la sociedad, la falta de objetivos trascendentes en el proyecto de vida y la desigualdad de oportunidades frente a la educación, la salud, el empleo y la promoción social, lo cual crea un ambiente favorable para el incremento de la problemática de las drogas.

El concepto de educación preventiva integral es un proceso básico de educación social y de promoción de los valores de la cultura del trabajo, la familia como núcleo generador de lo humano y el cuidado de la niñez como promotora futura del cambio social y la reducción de las brechas entre las generaciones. La prevención integral como educación social incluye una amplia base educativa como promotora de los valores humanos e incluye la educación formal e informal, la vida comunitaria y laboral, los medios de comunicación de masas y otros aspectos sociales. Esta concepción integral de la prevención tiende a resolver el problema común a ciertas regiones de América, de la población crítica sin escuela que son los llamados niños y adolescentes de la calle.

II. OBJETIVOS

El Programa Interamericano de Quito: La Educación Preventiva Integral contra el Uso Indebido de Drogas, en res puesta al proceso de reducción de la de manda de drogas, se propone los siguientes objetivos:

A. Establecer las bases y perspectivas del apoyo multinacional, regional, subregional o bilateral a las actividades nacionales del sistema educativo formal y no formal para la prevención integral del consumo de drogas, con la debida participación de la familia y la comunidad.

B. Identificar, proponer e implementar las medidas, mecanismos y actividades específicas necesarias que se requieren en la región para alcanzar un impacto inmediato en la prevención integral, sistemática y permanente del uso indebido de drogas, a corto, mediano y largo plazo.

C. Promover, reforzar y complementar los programas de prevención integral en los Estados miembros mediante el desarrollo de experiencias innovadoras concretas, en las que se utilicen metodologías prácticas y que se puedan replicar, capaces de disuadir y disminuir la participación de la población en las prácticas de la producción, el tráfico y el consumo de drogas ilícitas.

D. Promover a nivel de la región la optimización de los recursos entre los gobiernos e instituciones y maximizar las inversiones de los organismos internacionales, instituciones y gobiernos donantes, organizando en forma sistemática la planificación, ejecución, seguimiento y evaluación de proyectos y actividades multinacionales de educación preventiva integral, coherentes con las preocupaciones señaladas por los Estados miembros.

E. Contribuir a mejorar, fortalecer y/o crear capacidad institucional en los sectores educación, salud, justicia y otros sectores que progresivamente se especialicen en el abordaje de la problemática con distintos grupos de población.

F. Intensificar las acciones educativas de prevención del uso indebido, la producción y el tráfico de drogas en las zonas rurales y urbanas que soportan situaciones de pobreza crítica y que son los sectores más afectados por la crisis estructural de la sociedad.

III. EL MARCO DEL PROGRAMA

Para alcanzar los objetivos genera les, el Programa se propone, sobre la base de los programas nacionales de educación preventiva integral, los acuerdos y recomendaciones formuladas en foros técnicos y políticos sobre educación preventiva y los resultados de investigaciones, los siguientes objetivos específicos:

A. Identificar y priorizar los problemas que obstaculizan los cambios de currícula, la capacitación de docentes y agentes educativos, los estudios e investigaciones y el desarrollo de materiales didácticos vinculados con la educación preventiva integral, y su aplicación conjunta y articulada en la escuela y su extensión a la comunidad.

B. Identificar, priorizar y facilitar la ejecución de las acciones requeridas en la región para:

  1. Currículum, programas, normativos y estructuras para la prevención del uso indebido de drogas fortaleciendo los valores y principios éticos;

  2. Formación, especialización y capacitación de docentes, técnicos, líderes juveniles, padres y otros agentes educativos para realizar un plan de educación preventiva integral con supervisión permanente y constante. Además, examinar la marcha del proceso con énfasis en módulos basados en la persona, el contexto social y familiar, la prevención escolar y las técnicas de movilización y participación comunitaria, la información sobre las drogas y la creación de unidades preventivas escolares;

  3. Estudios e investigaciones. Acopio, procesamiento y divulgación de información especializada;

  4. Preparación de textos y materiales para educación preventiva integral, incluyen do medios de comunicación alternativos y de educación a distancia;

  5. Desarrollar esfuerzos innova dores para lograr la movilización participación de la comunidad, el apoyo de los medios de comunicación social y la coordinación de esfuerzos intergubernamentales, intersectoriales e interinstitucionales.

C. Apoyar y facilitar la identificación de recursos para superar los problemas prioritarios, incluido el diseño de proyectos coherentes con los criterios y mecanismos propios de los países y flexibilizando los criterios y procedimientos de las instituciones financieras.

D. Identificar, sistematizar y difundir experiencias e información sobre recursos de todo tipo que se puedan aprovechar en el campo de la educación preventiva integral.

E. Mantener el flujo permanente de información especializada a través de redes que divulguen las actividades, experiencias, seguimiento, evaluación y ofrecimientos de cooperación horizontal del Programa Interamericano de Quito: La Educación Preventiva Integral.

F. Desarrollar, enriquecer y evaluar permanentemente el Programa Interamericano de Quito: La Educación Preventiva Integral contra el Uso Indebido de Drogas.

En las etapas de formulación, ejecución y evaluación, el Programa deberá:

  1. Enfatizar la programación multinacional y la cooperación intergubernamental y fortalecer los mecanismos de comunicación interna en el país con el fin de involucrar en la ejecución del programa a los organismos coordinado res nacionales;

  2. Facilitar la cooperación horizontal y la coordinación intersectorial e intergubernamental, teniendo en cuenta la capacidad de país;

  3. Estimular y facilitar la participación de la familia y la comunidad en el desarrollo del proyecto y el conjunto de acciones y beneficios;

  4. Desarrollar prioritariamente actividades vinculadas con el currículum, la elaboración de materiales, la capacitación y estudios e investigaciones, además del apoyo de los medios de comunicación, movilización y participación familiar y comunitaria en tales esfuerzos;

  5. Promover la cooperación y el trabajo articulado entre la OEA (CICAD y CIECC), las Naciones Unidas, la Organización Panamericana de la Salud (OPS), el Instituto Interamericano del Niño (IIN), el Instituto Latinoamericano para la Prevención del Crimen y el Tratamiento del Delincuente (ILANUD), la Comisión Interamericana de Mujeres (CIM), el Instituto Interamericano de Cooperación para la Agricultura (IICA), el Acuerdo Sudamericano sobre Estupefacientes y Psicotrópicos (ASEP) y otras organizaciones especializadas, en función del beneficio de la población como misión común de estos organismos y canalizar adecuadamente los recursos a través de los organismos nacionales.

 

IV. BENEFICIARIOS

El conjunto de acciones, actividades y proyectos del Programa beneficiará, por medio de la cooperación horizontal, a todos los Estados miembros de la OEA, los países observadores permanentes en la OEA y otras instituciones multilaterales y nacionales cuyas políticas y lineamientos sean coherentes con el Programa.

Los beneficiarios serán:

La población infantil y juvenil con sus familias y comunidades, principalmente los grupos poblacionales o comunales más proclives al uso indebido de drogas;

Las acciones, actividades y proyectos alcanzarán sus objetivos a través de la capacitación, asesoría, especialización, formación, apoyo e investigaciones dirigidas a:

Docentes, técnicos y directivos/supervisores de los distintos niveles y modalidades del sistema educativo, incluyendo universidades e instituciones que actúan en este campo;

Directivos, técnicos y docentes de instituciones descentralizadas de los Ministerios de Educación, Salud y Justicia y otros ministerios que trabajen articuladamente en acción es de educación preventiva integral contra el abuso de drogas;

Personal técnico y directivo de centros públicos y privados de investigación y capacitación, sobre todo los que ejecutan actividades de educación preventiva integral dirigida a niños, jóvenes y familias basadas en la comunidad;

Personal técnico de organismos no gubernamentales con capacidad instalada y experiencia de trabajo con la comunidad, especialmente aquellos que trabajan con niños, jóvenes y familias.

V. MECANISMOS OPERACIONALES

Sobre la base del ámbito del problema desarrollado en el capítulo I de este Programa y la solidez del concepto de educación preventiva integral, sistemática y permanente, el Programa se propone reforzar los esfuerzos internacionales, subregionales y nacionales por medio de:

  • Currículum

  • Capacitación

  • Desarrollo de materiales

  • Estudios e investigaciones

  • Participación de la comunidad, la familia y los medios de comunicación social

Para aprovechar al máximo los recursos regionales, multilaterales, institucionales y nacionales, el Programa fortalecerá:

El intercambio de información entre los Estados miembros sobre investigaciones, estudios y experiencias sobre los cuatro temas priorizados, por medio de la Red de Intercambio Continental, que tendrá una base central en la CICAD (Centro Interamericano de Información sobre Drogas) y centros de información nacionales subregionales.

La organización y ejecución de cursos, seminarios y talleres regionales o subregionales. El Programa podrá contar con centros subregionales de capacitación o centros de excelencia que también podrán prestar servicios especializados regionales o multilaterales a los Estados miembros.

Para que el Programa determine un centro de excelencia como unidad de servicio regional tendrá que demostrar fundamentalmente que tiene capacidad instalada, equipo técnico calificado, prestigio y experiencia internacional y presupuesto de operación para sus actividades normales de servicios.

Programas de pasantías dentro y fuera de la región para capacitar directivos, técnicos, docentes, dirigentes comunales y juveniles sobre modelos de experiencias innovadoras, particularmente aquellas experiencias en las que los padres de familia y la comunidad estén directamente involucrados.

Programas de capacitación subregional o por países con equipos técnicos itinerantes conformados por especialistas de reconocida experiencia que cubrirán algunos aspectos especializados de demanda en los países e instituciones, para capacitar personal que inicie la elaboración de estudios de diagnóstico vinculando los programas de prevención educativa integral con los de difusión; y ofrecer asistencia técnica en administración de programas.

Fortalecimiento de programas pilo tos o proyectos demostrativos con experiencias innovadoras concretas.

Investigaciones prácticas asociadas, en las que varios gobiernos o instituciones se comprometan a llevar adelante algún estudio con un tema común.

Becas en campos específicos.

El programa difundirá las convocatorias y sus requisitos. También reforzará la coordinación con el Programa Regional de Adiestramiento del Departamento de Cultura y Becas de la OEA a fin de conseguir becas, y procurará el establecimiento de programas de becas especializadas en cooperación con los países Observadores Permanentes.

Diseño y desarrollo de proyectos específicos subregionales o multinacionales.

Las propuestas de proyectos deberán definir:

a. Problemática específica relevante, a ser enfocada por el proyecto;

b. Descripción de los objetivos de acuerdo con la problemática identificada.

c. Países participantes y/o instituciones* que se responsabilizarán en el país de las actividades y tareas del proyecto;

d. Metas cualitativas y cuantitativas que se espera alcanzar como resultado de la ejecución de actividades y tareas;

e. Beneficiarios a nivel del país, del conjunto de países o de la región;

f. Etapas de implementación, (inicio, expansión, consolidación, etc). Se podrán considerar las áreas de trabajo inicial o piloto como áreas de trabajo intensivo y una proyección a cinco años para algunas áreas de expansión;

g. Actividades específicas y tareas con las cuales lograrán los objetivos y metas;

h. Calendario de actividades y tareas, con la distribución de responsabilidades por instituciones ejecutoras;

i. Mecanismos de seguimiento y evaluación;

j. Recursos de contrapartida nacional y presupuesto aproximado para la ejecución del proyecto;

k. Otras fuentes de financia miento y otras instituciones que podrían participar de la ejecución del proyecto;

l. Actividades a cargo de la Secretaría General de la OEA, con sugerencia de actividades prioritarias en apoyo a la ejecución del proyecto.

 

VI. ETAPAS DE EJECUCION

El Programa Interamericano de Educación Preventiva Integral contra el Uso Indebido de Drogas se ejecutará en las siguientes etapas:

A. Inicio

De acuerdo con los países e instituciones participantes, CICAD y CIECC definirán el cuadro de cooperación horizontal, consolidando las propuestas formuladas en la Reunión Continental sobre Programación e Implementación del Plan de Acción: La Educación en la Acción contra el Abuso de Drogas, celebrada en Quito en mayo de 1990, e iniciarán las gestiones pertinentes para la ejecución de las actividades de carácter prioritario.

De la misma manera, la CICAD y el CIECC reformularán las solicitudes de apoyo técnico y financiero de los proyectos y actividades de los países a fin de cumplir los requisitos para recibir financiamiento de otros organismos, organizaciones internacionales y países observadores permanentes. Los proyectos completados pasarán a un Comité de Revisión para examen y recomendación.

Los países e instituciones definirán sus compromisos por escrito y los elevarán a consideración de la CICAD, especificando los equipos técnicos que los ejecutarán y la infraestructura requerida, además de los fondos ofrecidos por la contraparte.

Se fortalecerán los proyectos y actividades multinacionales inscritos dentro del Programa y que estén en condiciones de ejecutar algunas tareas con fondos de contraparte. El programa complementará, según la disponibilidad, la asistencia técnica necesaria para perfeccionar o ampliar algunas categorías de actividades y tareas, previa evaluación técnica de los requerimientos.

Se formarán grupos de expertos o de trabajo de acuerdo a las necesidades de algunas de las categorías del Programa. Algunos coordinadores nacionales podrán ser entrenados por corto tiempo.

Sobre las bases del Programa Interamericano de Quito: La Educación Preventiva Integral, el CIECC y la CICAD, en colaboración con los países afectados, podrán diseñar proyectos multinacionales experimentales que podrían posteriormente incluirse dentro del Programa para el siguiente bienio.

B. Desarrollo, Seguimiento y Evaluación

Las proyectos multinacionales y subregionales que conforman el Programa incluirán, para todas las categorías de actividades, un proceso de evaluación que se diseñarán el CIECC y la CICAD en cooperación con los organismos donantes y los países participantes. Los mecanismos de seguimiento y evaluación serán incorporados desde el inicio del Programa, con participación de técnicos y especialistas de los países e instituciones.

C. Consolidación y Expansión

Con base en los resultados de la evaluación permanente de las experiencias de inicio, desarrollo, seguimiento y evaluación, los proyectos y actividades se ampliarán y aplicarán en mayor escala. En algunos casos los proyectos experimentales podrán reaplicarse en el ámbito nacional, regional o subregional. Se difundirán informes de progreso de todos los proyectos y actividades, inclusive los problemas que hayan surgido, por medio del sistema de información y la cooperación horizontal. Por sus características de flexibilidad el programa de irá perfeccionando de acuerdo con lo que indique la experiencia.

 

* Instituciones: Para la solicitud de fondos externos, algunas instituciones donantes solicitan información sobre descripción de la institución, su organización, recursos humanos y financieros, programas de actividades, funciones relacionadas con el proceso de desarrollo de la región, la especialidad de actividades que promueven y ejecutan, con qué recursos cuenta para asegurar la ejecución eficiente y eficaz de las actividades que se propone apoyar en el campo de educación preventiva integral.

actualizado el 12/14/2010 5:15:47 PM