Comisión Interamericana para el Control del Abuso de Drogas (CICAD)

Tratados y instituciones internacionales

 

Contexto internacional: Tratados e instituciones

El marco legal internacional para tratar con con sustancias controladas, abuso y adicción, narcotráfico, y sus repercusiones financieras, es un claro ejemplo de los efectos que ha tenido el proceso de globalización del Siglo XXI. Ningún gobierno tiene en sus manos ni el poder, ni la capacidad de maniobra, ni los recursos o la voluntad política de resolver el problema en solitario. Durante más de medio siglo, todos los esfuerzos realizados en aras de crear un enfoque multilateral e internacional en la materia han sido en vano. Y sin embargo, estos esfuerzos representan una red interrelacionada del consenso forjado por los gobiernos a lo largo de los últimos 60 años.

Existen tres acuerdos internacionales que delimitan los esfuerzos para el control del abuso de sustancias y trafico ilícito de sustancias controladas, y que permiten la cooperación intergubernamental.

  • La Convención Unica de 1961 sobre Drogas Narcóticas (28 páginas, PDF 639 kb) creó un sistema universal para el control del cultivo, la producción, la exportación, la importación, la distribución, el uso y la posesión de tres tipos de sustancias: la amapola, la hoja de coca y el cannabis. Dicha convención amplia el marco de su extensión a cualquier otra droga que cause efectos similares a aquellos que el tratado especifica. El mismo establece cuatro Listas de sustancias controladas, donde los Listas I y II están sujetos a los más estrictos controles. Desde marzo del 2005, 116 drogas fueron incluidas bajo la Convención Única. Todos los estados miembros de la CICAD han firmado y ratificado este tratado.
  • El Convenio sobre Sustancias Sicotrópicas de 1971 (18 páginas, PDF 418 kb) trata sobre la maquinaria internacional para el control de sustancias, especialmente ante la aparición de sustancias sintéticas, tales como anfetaminas, barbitúricos y LSD, y sus precursores químicos. En él se reconoce que las sustancias controladas con frecuencia tienen usos terapéuticos y valor científico. Todos los miembros de la CICAD, excepto Haití, han firmado y ratificado este tratado.
  • La Convención de las Naciones Unidas contra el tráfico ilícito de estupefacientes y sustancias psicotrópicas de 1988 (24 páginas, PDF 537 kb) añade mecanismos de imposición para combatir el tráfico ilegal de sustancias controladas, haciendo énfasis en el rol del crimen organizado y sus ramificaciones financieras a través del lavado de activos. Todos los estados miembros de la CICAD han firmado y ratificado este tratado.

Dentro de las Naciones Unidas hay cuatro agencias o instituciones que trabajan para convertir estos tratados en políticas multilaterales coherentes.

  • La Comisión de Estupefacientes (CND) del Consejo Económico y Social de las Naciones Unidas es el órgano principal encargado de la elaboración de políticas. Éste se reúne con carácter anual. Está compuesto por 53 estados miembros elegidos por el Consejo, evalúa la situación mundial y genera propuestas para el fortalecimiento del sistema internacional de control de drogas para combatir el problema de las drogas en el mundo.
  • La Junta Internacional de Fiscalización de Estupefacientes (JIFE) es un órgano de control semi-judicial para la implementación de convenciones, independiente de los Estados miembros y de la propia Organización de Naciones Unidas. Los 13 miembros que constituyen su consejo da seguimiento al cumplimiento de tratados internacionales.
  • Los 40 miembros de la Comisión de Prevención del Delito y Justicia Penal de Naciones Unidas formula políticas internacionales y recomienda actividades en el área del control del crimen. Esta Comisión está también organizada bajo el Consejo Económico y Social de las Naciones Unidas, ofreciendo a las naciones un foro de intercambio de información y de soluciones para combatir el crimen a nivel global, así como prevenir el crimen, hacer cumplir el derecho penal y luchar contra la corrupción, el tráfico de personas y crimen organizado trasnacional.
  • Oficina de las Naciones Unidas contra la Droga y el Delito (UNODC) está basada en Viena y cuenta con 25 oficinas nacionales y regionales, así como una oficina de “liaison” en Nueva York. Esta Oficina lleva a cabo investigaciones y trabajos de análisis para un mayor entendimiento de la situación global, asiste a los países miembros en la puesta en funcionamiento de acuerdos internacionales y facilita cooperación técnica a través de proyectos de asistencia, incluyendo el desarrollo alternativo sostenible. La CICAD coopera extensamente con UNODC en multiples iniciativas, incluyendo la elaboración de estudios comparados en abuso de drogas y justicia penal.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) también contribuye facilitando su experiencia en la evaluación de requisitos científico-médicos para sustancias controladas, de modo que para que las partes que constituyen los tratados puedan determinar cuotas de permisibilidad para usos legítimos.

La Sesión Especial de la Asamblea General, conocida como UNGASS, adoptó la Declaración sobre los principios rectores de la reducción de la demanda de drogas del vigésimo periodo extraordinario de sesiones de la Asamblea General de 1998. En ella se llegó al compromiso de revisar los progresos alcanzados en seis objetivos específicos y diez años después. El proceso de revisión, que actualmente se está llevando a cabo, está evaluando cómo las políticas internacionales y los programas han tratado el problema de las drogas.


actualizado el 3/29/2012 2:00:36 PM