CICAD: Observatorio Interamericano sobre Drogas (OID)

2 C-B y NSP en América del Sur

 

4-bromo-2,5-dimetoxifenetilamina (2C-B): el 20 de marzo de 2001 la Comisión de Estupefacientes decidió incluir esta sustancia psicoactiva en la Lista II del Convenio sobre Sustancias Sicotrópicas de 1971.

Un número de estudios han reportado la síntesis de algunas fenetilaminas y sustitutos de la anfetamina. En las décadas de los 80’ y 90’ Alexander Shulgin, bioquímico y farmacólogo, informó la síntesis de numerosos nuevos compuestos psicoactivos. Esto incluyó la 'serie D' (por ejemplo, DOC, DOI) y la serie '2 C '(por ejemplo, la 2C-T-7, 2C-T-2) de fenetilaminas.

Variaciones simples en la molécula de mescalina (una feniletilamina natural) condujeron a la síntesis de potentes sustancias alucinógenas, por ejemplo, 4-bromo-2,5-dimetoxifenetilamina (2C-B), sintetizada por Shulgin en 1974. La serie “2 C” difiere de la “serie D” sólo por una ligera modificación en la estructura química, y se ha informado que sus efectos psicoactivos dependen de la dosis, que va del simple efecto estimulante en dosis más bajas, a efectos alucinógenos y entactógenos a dosis más altas.

Más de dos décadas después una nueva generación de fenetilaminas fue investigada por el profesor David Nichols y su equipo de investigación en la Universidad de Purdue en Estados Unidos. El equipo descubrió que la potencia de análogos sintéticos de la mescalina, como 2C-B y DOB, supera a la de muchos alucinógenos de origen natural. Varias sustancias fueron sintetizadas, incluyendo una amplia gama de sustancias benzodifuranyl, más tarde conocido como el 'Fly'. Benzodifurans, como 'Fly' (tetrahydrobenzodifuranyl) y "Dragonfly" (aminoalcanos benzodifuranyl) todos ellos alucinógenos potentes. Bromo-Dragonfly es la sustancia más común y potente en este subgrupo.

En América del Sur, durante todo 2013 y en lo que va de 2014, algunas incautaciones de 2C-B han sido reportadas por las fuerzas de control policial, principalmente de Chile y Colombia. Algunos usos de 2C-B se han asociado con casos de intoxicación reportados por Chile y Colombia. En el caso de Colombia, el Sistema de Alerta Temprana sobre nuevas sustancias psicoactivas de ese país, determinó que luego de una serie de análisis químicos de sustancias comercializadas como 2C-B, estas correspondían más bien a ketamina. La ketamina es una droga disociativa con efectos alucinógenos que tiene un alto potencial de crear dependencia. Asimismo, ambos países han reportado la presencia de nuevas sustancias psicoactivas comercializadas como LSD, pero que en realidad se trataba de 25B-NBOMe y 25C-NBOMe. Éstas son sustancias sintéticas con  efectos alucinógenos similares al LSD y que pertenecen al grupo de las feniletilaminas.

La proliferación de nuevas drogas sintéticas y de nuevas sustancias psicoactivas es una señal de alarma para los responsables de la toma de decisión sobre el problema de las drogas en la región, los cuales deben reforzar las acciones necesarias para intervenir eficazmente sobre este nuevo problema.


actualizado el 4/16/2014 5:04:05 PM